Jonathan Zittrain: The future of ‘things’

Mientras trabajaba sobre el potencial generativo de los mercados internos y el impacto derivado de los diferentes modelos de aprovisionamiento ‘estratégico’ en la cultura corporativa, recordé una conferencia de Zittrain ocurrida a principios de 2008 que me pareció interesante compartir con ustedes.

En esa oportunidad me interesó el planteo, no sólo por el futuro de la web y sus propuestas, sino fundamentalmente por la analogía con fenómenos de cambio más o menos radicales en nuestros modos generales de organización, y el planteo sobre la necesidad de conversar seriamente acerca de identidad, propiedad, control, seguridad, etc. si es que realmente queremos pensar en ‘generatividad sustentable’.

Lecciones de liderazgo en La Vaca Multicolor :))

Largo tiempo durmió Zaratustra, y no sólo la aurora pasó sobre su rostro, sino también la mañana entera. Mas por fin sus ojos se abrieron: asombrado miró Zaratustra el bosque y el silencio, asombrado miró dentro de sí. Entonces se levantó con rapidez, como un marinero que de repente ve tierra, y lanzó gritos de júbilo: pues había visto una verdad nueva. Y habló así a su corazón:

Una luz ha aparecido en mi horizonte: compañeros de viaje necesito, compañeros vivos, -no compañeros muertos ni cadáveres, a los cuales llevo conmigo a donde quiero.

Compañeros de viaje vivos es lo que yo necesito, que me sigan porque quieran seguirse a sí mismos -y vayan allá donde yo quiero.

Una luz ha aparecido en mi horizonte: ¡no hable al pueblo Zaratustra, sino a compañeros de viaje! ¡Zaratustra no debe convertirse en pastor y perro de un rebaño!

Para incitar a muchos a apartarse del rebaño -para eso he venido. Pueblo y rebaño se irritarán contra mí: ladrón va a ser llamado por los pastores Zaratustra. Digo pastores, pero ellos se llaman a sí mismos los buenos y justos. Digo pastores: pero ellos se llaman a sí mismos los creyentes de la fe ortodoxa.

¡Ved los buenos y justos! ¿A quién es al que más odian? Al que rompe sus tablas de valores, al quebrantador, al infractor: -pero ése es el creador.

[…]

Compañeros para su camino busca el creador, y no cadáveres, ni tampoco rebaños y creyentes. Compañeros en la creación busca el creador, que escriban nuevos valores en tablas nuevas.

[…]

Sí, hermanos míos, para el juego del crear se precisa un santo decir sí: el espíritu quiere ahora su voluntad, el retirado del mundo conquista ahora su mundo.

Tres transformaciones del espíritu os he mencionado: cómo el espíritu se convirtió en camello, y el camello en león, y el león, por fin, en niño.

Así habló Zaratustra. Y entonces residía en la ciudad que es llamada: La Vaca Multicolor.